Ecomuseo de Paria: El Paisaje Cultural del Lago de Asfalto de Guanoco.

El paisaje cultural «es una realidad compleja, integrada por componentes naturales y culturales tangibles e intangibles, que representan las obras que combinan el trabajo del hombre y la naturaleza. Es el resultado de la acciòn del desarrollo de actividades humanas en un territorio concreto». El Plan Nacional de Paisaje Cultural de España, por ejemplo, establece que «paisaje cultural es el resultado de la interacción en el tiempo de las personas y el medio natural, cuya expresion es un territorio percibido y valorado por sus cualidades culturales, producto de un proceso y soporte de la identidad de una comunidad». En la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO (1992) se encuentra el origen de este concepto sobre Paisaje Cultural.

El lago de asfalto de Guanoco, está ubicado en el municipio Benítez del estado Sucre en Venezuela, a 13 kilómetros aproximadamente al noreste del pueblo de Guanoco, entre los caños Guanoco y la Brea que son tributarios del río San Juan. Tiene una extensión de 4 Km2 y una profundidad media entre 1,5 y 2 metros y durante casi medio siglo (1885 -1934) su explotaciòn estuvo en manos de la New York & Bermúdez Company quien exportó el asfalto que producía a los EEUU y Brasil, a partir del 1901. Se señala que el lago de asfalto de Guanoco es la «expresión superficial de hidrocarburos más grande del mundo». También sabemos que la primera perforaciòn de un pozo profundo petrolero en Venezuela se realizó en Guanoco, el llamado Bababui-1, que el primer campo petrolero, incluyendo su campamento fue construido en esa zona a pesar de que la historia petrolera venezolana señala el Zumaque-1 como el inicio de la producción petrolera en julio de 1914.

Desde el Ecomuseo de Paria consideramos en virtud de lo acordado en la Asamblea General del TICCIH que tuvo lugar en Moscú, el 17 de julio de 2003, conocida como Carta de Nizhny Tagil sobre el Patrimonio Industrial, que el Paisaje Cultural conformado por el Lago de Asfalto de Guanoco reúne valores patrimoniales por su significación histórica, social, ambiental y procesual que la hacen merecedora de considerarse un patrimonio industrial de indudable importancia.

En este sentido planteamos iniciar una campaña que permita a mediano plazo producir material educativo sobre el pasado industrial de Guanoco y su patrimonio para los estudiantes de primaria y secundaria de la región de Paria. Por otro lado será necesario continuar despertando el interés en la opinión pública y aumentar la apreciación de los valores patrimoniales de este territorio como una forma de salvaguardar su pasado industrial y su valioso patrimonio cultural y natural para las futuras generaciones.

Debido al interés científico que tiene un estudio desarrollado por la Washington State University en el Lago de Asfalto Natural Pitch Lake en la Brea – Trinidad y Tobago y en donde participó el investigador Dirk Schulze Makuch (Geologo y PhD en Geociencias) profesor en la Facultad de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente en Washington State University y en la Universidad Técnica de Berlín en Alemania, compartimos con nuestros lectores y usuarios esta valiosa investigaciòn.

Microhábitats acuáticos en el petróleo muestran potencial para la vida extraterrestre:

Un equipo internacional de investigadores ha encontrado que hábitats extremadamente pequeños aumentan las posibilidades de vida en otros planetas al tiempo que ofrecen una manera de limpiar los derrames de petróleo en el nuestro. Analizando muestras del mayor lago de asfalto natural del mundo, estos expertos encontraron microbios activos en gotas tan pequeñas como un microlitro, que es aproximadamente 1/50 parte de una gota de agua. «Hemos visto una gran diversidad de bacterias y arqu …

Leer más: https://www.europapress.es/ciencia/habitat-y-clima/noticia-microhabitats-acuaticos-petroleo-muestran-potencial-vida-extraterrestre-20140807201702.html

Ecomuseos en Venezuela. Una breve historia.

La creación y puesta en marcha de Ecomuseos en Venezuela es muy reciente. En el año 2012 en el marco del IX Curso Avanzado Internacional de Gerencia Cultural (CAIGC) cuyo tema central de estudio fue Museos: Desarrollo Cultural Comunitario y Turismo Cultural, se presento la conferencia Ecomuseo del Caroní, por parte de su creador y ex director José Miguel Tagliafico Gautier. En Centro de Artes Omar Carreño, ubicado en la Asunción, capital del estado de Nueva Esparta (Isla de Margarita), donde se realizó esta edición del CAIGC, solo hubo rostros de perplejidad, admiración y curiosidad por saber todo de este proyecto que a pesar de su andadura desde 1998, poco era conocido entre expertos, profesionales y conocedores de la gestión cultural, incluidos museógrafos y museólogos.

Josè Miguel Tagliafico Gautier, quien trabajó en la Gerencia de Desarrollo Social – Subgerencia de Turismo y Recreación de la Corporaciòn Venezolana de Guayana (CVG), nos presentaba una documentación exhaustiva y una memoria del Ecomuseo del Caroní, quizás poco vista por primera vez en un evento de esta naturaleza. La Electrificación del Caroní (EDELCA) fue una empresa tutelada por parte de la CVG, que fue fundada en 1963 y cuyo objetivo central era desarrollar el poder hidroeléctrico del Rìo Caroní y su cuenca. Se dedicaba a generar, transportar y comercializar energía eléctrica y tuvo la gran idea de construir entre los años 1992 y 1996 el Ecomuseo del Caroní.

El 26 de noviembre de 1998 se funda el Ecomuseo del Caroní con dos ámbitos. Uno definido como interno en donde se encontraba el edificio del Centro de Visitantes y su área de influencia en la Plaza del Agua con un total de 10 hectáreas, el Parque de la LLovizna con 200 hectáreas y un ámbito externo con la cuenca del rìo Caroní, con una extensión de 92.170 Km. El Ecomuseo del Caroní tuvo como misión difundir los valores naturales, culturales, industriales y arqueológicos de la región de Guayana y fue inaugurado un año después de El Complejo Hidroeléctrico de Macagua.

En el año 2008 la CVG dejó de tutelar a EDELCA y sus activos pasaron a ser administrados por la Corporación Eléctrica Nacional (CORPOLEC). A partir de allí el Ecomuseo del Caroni entro en el torbellino de malas prácticas y actuaciones desafortunadas que han llevado a la ruina al sector hidroeléctrico venezolano traducido en apagones generalizados en todo el territorio venezolano y en la prestaciòn de un deficiente servicio eléctrico.

Por supuesto, el Ecomuseo del Caroní no podía estar exento de tanta incompetencia y casi desaparece, hoy es reconocido por su deterioro progresivo como «institución al servicio de la sociedad a la que pertenece» sin ninguna implicación con la comunidad y ningún consenso entre los distintos actores que la componen.

El Ecomuseo de Paria es una idea que se inicia en el año 2014 y que en medio de las enormes dificultades económicas, sociales y políticas por las que atraviesa Venezuela, está proponiendo un plan de acción en conexión con la comunidad de la Península de Paria. Se encuentra ubicado geográficamente en el extremo nor oriental de Venezuela y su territorio estará conformado por los municipios: Arismendi, Bermúdez, Benítez, Cajigal y Libertador del estado Sucre. La propuesta del Ecomuseo de Paria surge de los principios que enarbolaron Georges Henri Riviere y Hughes de Varine que partieron de que un Ecomuseo es » Un centro museístico orientado sobre la identidad de un territorio, sustentado en la participación de los habitantes y en el crecimiento, bienestar y desarrollo de la comunidad». Los invito a conocer en la pestaña que pone Ecomuseo de Paria de esta web los objetivos, alcances y metas de este proyecto.

Fotografía de El Ecomuseo del Caroni presentada en la conferencia de Josè Miguel Tagliafico Gautier en el IX CAIGC – 2012
Josè Miguel Tagliafico Gautier, creador y director del Ecomuseo del Caroní en el IX CAIGC

El Ecomuseo de Paria felicita al Museo Histórico de Carúpano en el Dia Internacional de los Museos

En el marco del Día Internacional de los Museos, el Ecomuseo de Paria expresa su mas sinceras felicitaciones a la Ing. Milagros Del Valle Rosario, Presidenta del Museo Histórico de Carúpano, quien viene realizando una extraordinaria labor al frente de este equipamiento cultural en la promocion, divulgacion, educacion y puesta en valor del patrimonio cultural de Paria y Venezuela. A todo el equipo del Museo Histórico de Carúpano nuestro reconocimiento por la inmensa gestión cultural que realizan en un territorio complejo y sumido en la desesperanza, pero convertido en ejemplo a seguir en el porvenir de una Venezuela decente, próspera, inclusiva, justa y sostenible ambiental, económica y socialmente «No existen personas de éxito ni personas fracasadas, lo que existen son personas que luchan por sus sueños o personas que los abandonan»

El Ecomuseo de Paria: Iniciativas de Turismo Industrial en su Territorio.

Desde el inicio de su recorrido por el territorio pariano el proyecto del Ecomuseo de Paria se ha planteado junto al tejido empresarial de la zona facilitar el acceso de grupos de turistas y personas interesadas en conocer las instalaciones industriales más importantes relacionadas con la arquitectura industrial del cacao y ron.

Existen tres centros de interés identificados con los planes por desarrollar un turismo industrial sostenible en el territorio que ocupa el Ecomuseo de Paria, estos son: Chocolates Paria, ubicado en la población de San José de Chacaracual (Municipio Arismendi), Destilerías Carúpano, localizada en la Hacienda Altamira, Macarapana – Carúpano (Municipio Bermúdez) y la Hacienda San José – Casa Franceschi, en la población de El Pilar (Municipio Benítez) del estado Sucre – Venezuela. Desde 2014 se ejecutan visitas guiadas la mayoría de ellas conducidas por sus propietarios y en otras oportunidades por profesionales muy calificados de las empresas citadas.

Pero para hablar de Turismo Industrial, es necesario precisar qué es el Patrimonio Industrial. En el libro Arqueología Industrial: El Pasado por venir cuyo autor es Miguel Angel Alvarez Areces se lee «En la reunión del Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial (TICCIH) celebrada en Rusia en el año 2003, se debatió el término conceptual de patrimonio industrial. Siguiendo lo recogido en el documento de Nizhny Tagil, podríamos considerar que dicho patrimonio está constituido por los restos de la cultura industrial que poseen valor histórico, tecnológico, social, arquitectónico o científico, ya sean edificios o maquinaria, molinos, fábricas, minas y sitios para procesar y refinar, almacenes y depósitos., lugares donde se genera, se transmite y se usa energía, los servicios funcionales en los procesos sociales y productivos – como los medios de transporte y toda su infraestructura – así como los sitios donde se desarrollan las actividades sociales relacionadas con la industria, la vivienda, el culto religioso o la educación»

En el libro también leemos el patrimonio industrial «Comprende en suma, los bienes generados en el desarrollo histórico por las actividades productivas y extractivas del hombre, así como aquellas expresiones relativas a la influencia de estas actividades en la sociedad. Con independencia de su estado de conservación, cobra especial importancia en su carácter de vehículo de transmisión de formas de ver y entender la vida: el patrimonio intangible. Es, por tanto, el patrimonio industrial testimonio de lo cotidiano y, sobremanera, memoria colectiva del trabajo y del lugar»

También resulta conveniente aclarar que cuando nos referimos a Turismo Industrial hablamos de una modalidad del turismo cultural que implica visitas a infraestructuras industriales ( empresas en activo o no) que ofrecen una experiencia educativa y de valoración del patrimonio industrial que nos permite conocer la realidad de un territorio en su visión histórica y productiva relacionada con la memoria del trabajo de sus habitantes. Por supuesto que la visita nos sumerge en los procesos productivos y en el descubrimiento de olores y sabores a través de catas y degustaciones de los productos que se elaboran en ese momento, en el caso que nos ocupa cacaos y rones.

A continuación le ofrecemos una pequeña galería de imágenes con las actividades de turismo industrial – visitas realizadas entre los años 2014 y 2016 – a una parte del patrimonio industrial en actividad, ubicados en los municipios Arismendi, Bermúdez y Benitez del estado Sucre (Venezuela) en el territorio que ocupa el Ecomuseo de Paria. Para conocer más a estas empresas pueden visitar www.chocolatesparia.com | www.casafranceschi.com | www.roncarupano.com

Destilería Ron Carúpano
Visita Guiada con la Maestra Ronera Carmén López de Bastidas
Visita a la Hacienda San José . Casa Franceschi
Cata y degustación de chocolates y bebidas espirituosas en Chocolates Paria

Inicios del Ecomuseo de Paria | Curso Taller: Paria. Patrimonio Gastronómico – Octubre 2014

En el 2021 seguramente se celebrara en todo el mundo los 50 años del inicio de la actividad de los Ecomuseos o por lo menos se recordará que en 1971, Hugues de Varine, en Francia, inventó una palabra llamada Ecomuseo ¨para encapsular la idea de crear museos, utilizando el patrimonio local e impulsados por las comunidades locales, para ayudar al desarrollo económico local¨ Se recuerda en algunas citas bibliográficas que Hugues de Varine lo comunicó en una conferencia del ICOM en Dijón, Francia. El término fue desarrollado  para ser utilizado por el Ministerio de Medio Ambiente de Francia con el fin de gestionar el medio ambiente.

En octubre del 2014 iniciamos en Río Caribe, capital del municipio Arismendi del estado Sucre -Venezuela, un programa de formación continua dirigido a reconocer y poner en valor el patrimonio cultural y natural del territorio de Paria , en él se encuentra – quizás- el origen de la idea de conformar un Ecomuseo que luego fue tomando cuerpo con el nombre de Ecomuseo del Cacao y que posteriormente se daba a conocer como Ecomuseo de Paria.

Gracias a los sabios consejos del profesor Tomislav Sola, Director de The Best in Heritage quien me escribió diciéndome «See, bellow. An ecomuseum is a community museum, about entire identity, not only about one phenomenon within that identity. But finally, you can call it by any name and it does not matter if it is a good museum. The problem is, maybe, that an ecomuseum is very much socially minded institution and some may not like such orientation»

El profesor Tomislav Sola, es uno de nuestros asesores quién más nos ha ayudado a entender el propósito del Ecomuseo de Paria, en este sentido subrayo «As former student of G. H. Riviere I am always delighted with ecomuseums and it is a good news that you make an ecomuseum. There cannot be an ecomuseum on a specific phenomenological theme. It is always about a complex identity of a territory, not about a specific cultural or social phenomenon. But any museum can be ennobled by the ecomuseums’ logic and approach. All the best in your efforts and keep me informed».

Es preciso recordar en este momento que el movimiento del «ecomuseo» se originó en Francia a principios de los años 70, iniciado por George Henri Rivière y Hugues de Varine.

El Curso Taller: Paria. Patrimonio Gastronómico es sin lugar a dudas el punto de inicio en el reconocimiento social y territorial del proyecto del Ecomuseo de Paria por parte de instituciones y la comunidad pariana. Varios de sus actores sociales, culturales, turísticos, ambientales tanto de su tejido empresarial como del mundo académico, fueron testigos de excepción de esta puesta en marcha que, ya lleva más de cinco (5) años en su propósito de conformar un «museo sobre la identidad compleja de un territorio y no de un fenómeno cultural o social especifico».

Presentamos a continuación una pequeña galería fotográfica del Curso Taller: Paria. Patrimonio Gastronómico realizado los días 2, 3 y 4 de octubre del 2014, que es un fiel testimonio de esa andadura.

BiblioEcomuseo | Paria 2020

El Ecomuseo de Paria en el marco del Día Internacional de los Museos 2020 inicia una sección dedicada a los libros, vídeos y películas que muestran, hablan, describen y facilitan información, conocimientos y entretenimiento sobre el paisaje cultural en donde se desarrolla el proyecto del Ecomuseo de Paria. Es una invitación a leer y mirar las narrativas de distintos autores con la finalidad de tener muy presente las bondades del patrimonio cultural y natural del territorio pariano.

En esta primera entrega nos referimos a los libros Pepita de Chirel | Pimienta de las Indias (2002) de la historiadora venezolana Magaly Burguera quién vivió por muchos años en la población de Chaguarama de Loero en Playa de Uva en donde escribió este fantástico libro disponible en la Biblioteca Hispánica de la AECID en Madrid y en el Museo Histórico de Carúpano. Magaly Burguera escribio entre otros libros: Historia del Estado Mérida, 1982, Instituciones de Comunidad: Provincia de Cumaná, 1700-1828 y Carlos Soublette: Correspondencia, 1981.

Te pienso en el puerto ( 2004) Editorial Ala de Cuervo, de la escritora y comunicadora social Elisa Arráiz Lucca, quien vivió en Paria a partir de 1998 y en donde se dedico a recuperar un lugar de aguas sanas y olores sulfurosos, rodeada de una vegetación siempre verde y a medio camino de Macuro, que se conoce hoy día como Hacienda Aguasana, situada a 30 minutos de Carúpano. Elisa ha escrito además de Te pienso en el puerto, las novelas Viernes a la sombra, 2007, Alga Grupo Editorial Caracas, Aromas del diluvio y las Siluetas del fuego, 2001, Editorial Alrevés, Barcelona – España.

Finalmente recomendamos Paria sabe a Chocolate (2016), Libros El Nacional, de la periodista Tamara Rodríguez, apasionada y enamorada permanente de los sabores parianos, quien vivió durante muchos años en Río Caribe y abrió las puertas de su casa enclavada en su centro histórico a todos los que deseaban conocer y degustar la cocina pariana. Tamara junto a su esposo Juan Sará siempre estuvieron atentos para que se degustara sus delicados, armoniosos, sabrosos e inolvidables recetas, sin mayores contratiempos.

Espero disfruten de estas lecturas y esperamos sus comentarios.

Paria sabe a chocolate | Tamara Rodríguez, 2016. Libros El Nacional.

PARIA SABE A CHOCOLATE. Un libro con historias, anécdotas que lleva al lector a recorrer los sabores y recetas de la península de Paria, en el Estado Sucre, Venezuela; y como ingrediente principal, el cacao, el chocolate. Un libro que no debe faltar en la biblioteca de los que gustan y disfrutan del chocolate, para los que buscan recetas y sabores diferentes, para conocer un poco más de Venezuela. “En todo caso, el cacao es tan terco que Sucre es el principal productor en Venezuela y sus aromas se quedaron para siempre en mi cocina…Es esa visión personal de tierra y agua la que me llevó a ordenar estos cuentos y recetas.” Tamara Rodríguez

Pepita de chirel, Pimienta de las indias | Magaly Burguera, 2002.

(…). Presumiendo la mala sangre caribe que
Dominga llevaba por dentro y viendo que
conservaba su talante altanero, todos esperaban
verla dar aullidos demoníacos, zafarse de los
guardias y abalanzarse como una fiera sobre el
Corregidor, tumbarlo a patadas, sacarle los ojos y
comérselos. Pero al revés de lo que daban por hecho,
la india se dejó conducir mansamente a la mitad de
la plaza sin poner resistencia. El corregidor pidió
la ayuda al Teniente para apartar la espesa masa
de cabello, debajo de la cual ella trataba de
esconder la cara. La amarraron al botalón y el
ayudante desgarró de un tirón el llamativo traje
estilo pescado, exponiendo su piel dos o tres tonos
más amarilla que la de las otras indias.
(…)
Don Francisco se alejó un tanto para contemplar a
distancia la gloriosa estampa de cuerpo entero,
caminó de regreso e introdujo la nariz entre los
muslos sudorosos de la india. Aspiró profundamente
y rió complacido:

  • Chirel puro- dijo, y dio la orden de que comenzaran
    los manotazos, y animó a la muchedumbre a corear:
    Uno, dos, tres- hasta contar cuarenta.

Te pienso en el puerto | Elisa Arráiz Lucca , 2004. Alga Grupo Editorial.

Agustín llega a Venezuela para trabajar con su tío Santos Morandi en el cultivo y exportación de cacao. Se instala en el puerto de Carúpano junto con su esposa Felicité. Vienen de la isla de Córcega. Pronto se adapta a su trabajo, al clima del lugar y tiene su primer hijo. Aunque Agustín está contento en América, su esposa pasa los días muy triste, encerrada en su casa porque no habla español y no soporta el calor del trópico; para acompañarla, Agustin contrata a Aimee, quien también es francesa. Como Felicité no se recupera, la esposa del tío Santos, Teresa, se la lleva a pasar una temporada a la misión indígena de Cumanacoa. Mientras, Aimee se ocupa del hijo y también de Agustin, con quien vive un intenso romance que no se termina a la vuelta de Felicité, sino entra en una rutina suave y complaciente que satisface necesidades de los tres. Este es sólo el comienzo de una historia que recorre tres generaciones de corsos que llegaron a Carúpano durante el siglo XIX, combinaron el cultivo del cacao con su exportación a Europa, renovaron un puerto donde ni siquiera atracaban barcos extranjeros, construyeron acueductos, el tranvía y el cable para comunicarse con Francia. Formaron familias extensas con las criollas, se involucraron en la política y participaron en las guerras; durante la paz hicieron grandes fortunas.