El Ecomuseo de Paria en el Día Nacional del Artista Plástico

Desde 1983 cada 10 de mayo se celebra en Venezuela el Día Nacional del Artista Plástico, una fecha que conmemora, el natalicio de Armando Reverón, precursor del Arte Povera y uno de los más importantes artistas del siglo XX en América Latina. El Ecomuseo de Paria en el marco de este día ofrece un cálido homenaje al artista plástico venezolano Miguel Viloria quien vive actualmente en la ciudad de Trujillo, presentando una serie de dibujos de su ultimo trabajo creativo llamado Mis Juglares.

Miguel Viloria (PIA) es un pintor y dibujante de formación autodidacta. Promotor de diversos proyectos de promoción cultural muy especialmente en el área del cine y las artes plásticas. Ha realizado varias exposiciones individuales y colectivas en salones de Venezuela. Su exposición Calavernario. A las orillas del poema se exhibió en el Centro de Arte Contemporáneo de Cuenca (España) del 15 de noviembre 2014 al 18 enero 2015 y entre los años 2018-2019 se presento en varias salas como el Espacio Cultural La Capilla en Arguedas (Navarra), Las Cuevas de Hércules de Toledo (Castilla la Mancha), Centro Cultural Convent dels Angels en Barcelona (Catalunya), entre otros espacios expositivos.

Dentro de sus exposiciones individuales destacan: Camaleones y otras especies (Galeria la Otra Banda, Mérida, 1975), Del Gesto y la imagen (Museo Salvador Valero, Trujillo, 1986), Indagaciones del paisaje (Museo Trapiche, Los Clavo, Boconó, 2010). Ha participado en muchas exposiciones colectivas, contándose entre las primeras: Pinturas homenaje a los héroes de la Revolución Cubana (Ateneo de Trujillo, 1973), Subasta de solidaridad con los presos políticos (Galería Viva México, Caracas, 1975).

En relación a su ultimo trabajo Mis Juglares, PIA, nos comenta «este proyecto surgió con el propósito de acompañarnos virtualmente durante el tiempo de cuarentena, abriendo una suerte de ventana, recreando (o reinventando) la figura del juglar, el trovador que mostraba su arte – cantaba, recitaba, hacia acrobacias y malabarismos- en la plaza pública donde se presentaba y que hoy con esta situación de confinamiento y aislamiento social por la pandemia del coronavirus que azota el planeta, no tiene calle…se trata entonces de recrearlos en ese espacio de confinamiento que es la casa, de aislamiento, de protección, sumando voluntad para la reflexión desde ese otro lugar posible que es el arte, del que somos devotos y al que recurrimos…los juglares tocan sus instrumentos hasta conformar no una sino muchas músicas distintas pero sin disonancia ninguna, tocarán sus metales, cuerdas y maderas para «hacer solaz a si mismos o por dar placer a sus amigos»

Paria. Patrimonio, Territorio y Comunidad

La exposición Paria. Patrimonio, Territorio y Comunidad recoge fotografías tomadas entre los años 2015 y 2017 como parte de un registro visual de algunas actividades y eventos realizados en el territorio del Ecomuseo de Paria, en donde se destacan los rostros, miradas y expresiones de trabajo de su comunidad y por supuesto su diverso y rico patrimonio natural y cultural.

Las fotografías que se presentan no responden a ningún ideal estético y jamás fueron concebidas para exponerse en galerías o salas de exposiciones. Solo intentan representar en este momento excepcional que atraviesa el planeta tierra, una serie de imágenes de un territorio desconocido y ausente de toda política social, económica y cultural que desee su bienestar colectivo, pese a ello su gente siempre trabaja incansablemente, mirando y re-descubriendo nuevos y cambiantes escenarios para su porvenir.

Dos situaciones para entender el propósito de esta exposición, la primera, que estamos cerca de celebrar el Día Internacional de los Museos 2020 con una realidad que impide por los momentos visitar los museos tal como se hacía hace apenas unos meses atrás. Vale destacar que para un Ecomuseo la colección y sus grandes «obras» no son más que su patrimonio cultural y natural y por ello se muestra sin pretensiones técnicas ni con ningún artefacto ni artificio museográfico conocido. Solo fotografías de Paria y nada más.

La otra situación es que la exposición esta enmarcada en un tiempo de ocio que se aprovecha para mostrar imágenes tomadas con el deseo expreso en su momento de registrar visitas de profesionales y amigos colaboradores con el proyecto del Ecomuseo de Paria, itinerarios turísticos culturales, junto a eventos realizados en el territorio que ocupa el proyecto del Ecomuseo de Paria como la Exposición fotográfica Sabores de China, el I Simposio de Patrimonio Industrial: Cacao, Ron y Petroleo y la edición XIII del Curso Avanzado Internacional de Gerencia Cultural.

Esta galería fotográfica es en esencia un reconocimiento a la gente de Paria que por encima de toda expresión y goce estético son quienes hacen y llevan a cabo las ideas en medio de todas las circunstancias adversas que se presentan actualmente y los retos del futuro incierto y cargado de la mayor incertidumbre que se hubiese podido imaginar la humanidad por los menos en lo que va de siglo XXI. Pero no dudo que como nunca antes, Paria y su gente, seguirá sorprendiendo y emocionando. El proyecto Ecomuseo de Paria continua y se reinventa con el paso del tiempo, es cuestión de adaptarse, sobreponerse e imponerse con humildad, dignidad y la mayor solidaridad posible para alcanzar los propósitos y lograr las metas establecidas.

Formación de los Gestores Culturales en Venezuela

José Luis Figueroa Sánchez

Resumen

En este trabajo se presenta el desarrollo de la formación en Gestión Cultural en Venezuela. A mitad de la década del 70 del siglo XX el Centro Latinoamericano y del Caribe para el Desarrollo Cultural (CLACDEC) ubicado en Caracas, capital de la república  de Venezuela, inició la formación en Gestión Cultural al ofrecer a profesionales de la cultura y a creadores de diversas disciplinas artísticas la oportunidad de formarse en lo que en ese momento se conocía como capacitación para  la Administración Cultural. El CLACDEC fue una importante institución de formación continua de administradores culturales de América Latina. La formación en Gestión Cultural en Venezuela tiene su punto de inflexión en 1992, con la organización del Curso de Gestión Cultural por parte de la Fundación Polar, institución sin fines de lucro, que pertenece al conglomerado industrial que se conoce en el país como Empresas Polar.  A principios del siglo  XXI, en el 2002, se inicia un programa de formación continua en Gestión Cultural que se titula Curso Avanzado Internacional de Gerencia Cultural (CAIGC) y que se ha mantenido hasta el 2018, con 15 ediciones realizadas hasta la actualidad. En paralelo y bajo la misma dirección del CAIGC, se ejecutan 3 cohortes del Diplomado en Gestión de la Cultura y el Patrimonio (Programa de Perfeccionamiento) bajo el aval académico del Consejo de Postgrado del Núcleo de Sucre de la Universidad de Oriente (UDO).  En el año 2006, la Universidad Simón Rodríguez (USR) inicia una Especialización en Gerencia Cultural que es autorizado por el Consejo Nacional de Universidades (CNU) y publicado en Gaceta Oficial # 39.442 de fecha 09 de junio de 2010. Ese mismo año en la Universidad Central de Venezuela (UCV) cuya Ciudad Universitaria de Caracas es Patrimonio Mundial (UNESCO, 2000) se aprueba el Programa de Postgrado “Maestría en Gestión y Políticas Culturales” por el Consejo Consultivo Nacional de Postgrado y elevado a consideración del CNU en fecha 11/03/2010 y publicado en Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela # 39.487. La primera cohorte de la Maestría en Gestión y Políticas Culturales inició sus actividades en el mes de septiembre de 2010 para el período 2010-2011.

Palabras clave

Cultura Venezuela, gestión cultural, educación patrimonial, desarrollo cultural, formación continua

III Encuentro de Gestores Culturales de Venezuela| Caracas, 29 y 30 abril 2019

En el marco del III Encuentro de Gestores Culturales de Venezuela se presento la conferencia: El compromiso de la Cultura con la Agenda 2030 a cargo de José Luis Figueroa Sánchez | Director del Curso Avanzado Internacional de Gerencia Cultural (CAIGC) y del III Encuentro de Gestores Culturales de Venezuela

Conferencia del Ing. José Luis Figueroa Sánchez
Gestores Culturales participantes en el III Encuentro

III Encuentro de Gestores Culturales de Venezuela | Caracas, 29 y 30 abril 2019

En el marco del III Encuentro de Gestores Culturales de Venezuela se realizo la Mesa de debate Instituciones Culturales: Alianzas y Acciones en torno a la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Esta mesa fue coordinada por el escritor Ricardo Ramírez Requena, Director de la Fundación La Poeteca. Participaron en la mesa de debate con sendas presentaciones Silvia Fuentes, Coordinadora General de la Hacienda la Trinidad Parque Cultural, Karina Zavarce, Gerente General de la Fundación Bigott, Iraida Lovera, Gerente de Programación de la Fundación Cultural Chacao, Mabel Calderín, Directora del Centro Cultural Padre Carlos Guillermo Plaza y de la Biblioteca de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Liliana Sierraalta, Cooordinadora General del Centro Venezolano Americano (CVA)

III Encuentro de Gestores Culturales de Venezuela | Caracas, 29 y 30 abril 2019

En el marco del III Encuentro de Gestores Culturales de Venezuela se presento la conferencia : El Gestor Cultural y su importancia en la movilización del sector cultural en torno a la agenda 2030 y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a cargo del profesor Carlos Guzmán Cárdenas | Coordinador de la Maestría en Gestión y Políticas Culturales de la Universidad Central de Venezuela (UCV)

Proyecto Ecomuseo de Paria,Venezuela | José Luis Figueroa Sánchez

La idea del Ecomuseo de Paria se sustenta en los principios que los franceses Georges Henri Riviere y Hughes de Varine-Bohan, considerados los “padres del Ecomuseo”,  enarbolaron partiendo de que un Ecomuseo es “Un centro museístico orientado sobre la identidad de un territorio, sustentado en la participación  de los habitantes y en el crecimiento, bienestar y el desarrollo de la comunidad”

Georges Henri Riviere señalaba que un Ecomuseo es un “instrumento que el poder político y la población conciben, fabrican y explotan conjuntamente. El poder con los expertos, las instalaciones y los recursos que pone a disposición. La población, según sus aspiraciones, sus conocimientos y su idiosincrasia”.

Para el Consejo Internacional de Museos (ICOM)  un “Ecomuseo sería una institución que gestiona, estudia y valora – con finalidades científicas, educativas y en general culturales – el patrimonio global de una comunidad específica, incluido el ambiente natural y cultural del medio. De este modo, un Ecomuseo es un vehículo para la participación cívica en la proyección y en el desarrollo colectivo”

En este sentido, un Ecomuseo plantea la idea de la apropiación del territorio y su interpretación, la búsqueda de la memoria colectiva y la creatividad popular. La memoria colectiva de la población es el elemento primigenio de un Ecomuseo, del que se ocupan no ya algunos investigadores científicos aislados, sino la comunidad dirigida por las fuerzas vivas que se encuentran o se desarrollan en el seno de la misma.

Vale destacar, que en función de su geografía económica y humana un Ecomuseo puede tener una línea dominante, pero esa línea dominante solo se toma en cuenta en la medida en que ha contribuido y contribuye a modelar la personalidad social y cultural de la población.

La conocida como Mesa Redonda de Santiago de Chile en 1972 dejó claro que “el Museo es una institución al servicio de la sociedad a la que pertenece y posee en sí mismo los elementos que le permitan participar en el proceso de formación de la consciencia de la comunidad a la que sirve”

Un Museo tradicional es una colección adquirida a través de compras, donaciones, legados, etc, mientras que un Ecomuseo es el Patrimonio, como lo señalaba Hughes de Varine–Bohan en 1976, “el objeto, el patrimonio, era considerado un fin en sí mismo. El Museo estaba a su servicio y el público era admitido a contemplarlo sin tocarlo, a menudo sin comprenderlo. Invirtamos entonces el orden de los factores y consideremos la cuestión a partir del público, o más bien a partir de dos tipos de usuarios: la sociedad y el individuo. En lugar de estar al servicio del objeto, pongámonos al servicio del hombre”

En otro sentido, la museóloga venezolana, Milagros Gómez de Blavia, señalaba en 1985 que no puede “concebirse hoy en América Latina un museo abocado exclusivamente al patrimonio y que deje de lado el desarrollo”

El Museo tradicional es un edificio, el Ecomuseo es un territorio. Para el investigador Mauricio Muggi, un Ecomuseo es un museo basado en un pacto con el que la comunidad se hace cargo de un territorio. Valdría la pena señalar que un territorio no es solo una superficie física, sino también una compleja estratificación de elementos ambientales, culturales y sociales que definen un patrimonio local determinado.

El Museo Tradicional se debe a sus visitantes, el  Ecomuseo a la comunidad. La Red Europea de los Ecomuseos establece que un “Ecomuseo es un proceso dinámico con el cual las comunidades preservan, interpretan y valoran su patrimonio para el desarrollo sostenible. Un Ecomuseo se funda en un acuerdo con la comunidad”

Formulación del problema

El Ecomuseo de Paria estará ubicado en Venezuela, específicamente en el estado Sucre, que se encuentra geográficamente, en el extremo nor-oriental del país y tiene una superficie de 11800 Km2. Según el censo (2011), cuenta con una población de 1.175.814 habitantes, cifra que lo ubica en el puesto Nº 10 de la población nacional. El estado posee 15 municipios y su capital es la ciudad de Cumaná, que se le conoce como la primogénita del Continente Americano y fue fundada en 1515. En este estado se localizan las penínsulas de Paria y Araya y tres parques nacionales: El Parque Nacional Mochima, Parque Nacional Península de Paria y el Parque Nacional Turuépano. 

El territorio del Ecomuseo de Paria estaría conformado inicialmente por los Municipios Arismendi, Bermúdez, Benítez, Cajigal y Libertador que juntos suman una superficie de 5364  Km2. y una población de 308.459 habitantes. Por estos municipios pasa la troncal 09, eje vial de primer orden que une a la región capital con la región nor-oriental, parte desde Caracas y culmina en la ciudad de Guiria atravesando en sentido oeste-este los municipios que conformarán el Ecomuseo de Paria.

Desde el punto de vista ambiental el territorio donde se ubicará el Ecomuseo presenta principalmente tres ecosistemas de bosques: nublados costeros, seco tropical y húmedo premontano. El principal elemento del paisaje cultural que conforma el Ecomuseo de Paria son las plantaciones de Cacao en todas sus variantes. El Cacao es una planta que se desarrolla bajo sombra, pero dentro de condiciones especiales de luminosidad y distribución o provisión de agua.

Sin embargo, la población asentada en el territorio donde estaría el Ecomuseo de Paria, padece problemas característicos de los países con muy bajo crecimiento económico, relacionados con educación de poca calidad, ausencia de tecnología, falta de infraestructura de salud, saneamiento ambiental y seguridad alimentaria, desigualdad en los derechos de las mujeres, pérdida de biodiversidad, degradación de la tierra y el resurgimiento de enfermedades tropicales como el paludismo, la enfermedad de Chagas y la leishmaniasis.

Justificación

Las principales actividades que va a acometer el Ecomuseo de Paria para disminuir los problemas antes mencionados serán la investigación, conservación, difusión y valoración del patrimonio natural y cultural de la zona para incidir en la participación ciudadana que permita alcanzar un  desarrollo sostenible que genere bienestar colectivo y disminuya las desigualdades sociales de la zona.

Objetivos

Los objetivos planteados en este proyecto se han basado en la agenda 2030 para el desarrollo sostenible, adoptado por la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en septiembre de 2015. La agenda plantea 17 objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas: económica, social y ambiental. En este sentido, el presente proyecto girará en torno al objetivo 17 de dicha agenda, que señala: Alianzas para lograr estos objetivos.

Objetivo General:

Contribuir al desarrollo sostenible de la región de Paria en Venezuela, a través de la creación del Ecomuseo de Paria.

Objetivos específicos:

  1. Establecer las alianzas necesarias con los actores sociales, ambientales, económicos y turísticos de la región de Paria.
  2. Vincular el proyecto del Ecomuseo con la comunidad local para lograr su participación en la gestión y promoción del mismo.
  3. Preservar el patrimonio cultural y natural de la región de Paria.
  4. Aproximar el patrimonio cultural y natural a todos los visitantes del Ecomuseo.
  5. Recuperar el patrimonio industrial relacionado con la principal actividad económica de la zona como lo es el cultivo del cacao.

Metas del proyecto

Con la finalidad de alcanzar los objetivos antes planteados se han propuestos las siguientes metas a corto, mediano y largo plazo.

A corto plazo (próximos seis meses)

  1. Contratar a un Gestor y/o Gerente para el Proyecto del Ecomuseo de Paria
  • Constituir la Fundación Ecomuseo de Paria y la Fundación Amigos del  Ecomuseo de Paria – Venezuela.
  • Organizar las I Jornadas Internacionales Ecomuseo de Paria y los ODS | Abril 2020  | Península de Paria – Venezuela.

A mediano plazo (1- 2 años)

  1. Realizar programas de formación continua, talleres y cursos relacionados con la Agenda 2030 – ODS de la ONU entre las comunidades organizadas de la Península de Paria
  • Cooperar en proyectos de salud pública, control de enfermedades infecciosas tropicales, educación ambiental, saneamiento ambiental, repoblación forestal y recuperación de espacios públicos en el territorio del Ecomuseo de Paria.
  • Conceptualización y creación de los Itinerarios Turísticos Culturales del Ecomuseo de Paria junto a las comunidades organizadas de la región; a continuación se enumeran los centros de interés que formarán parte del Itinerario:

El Bailarín Clásico y su Reconocimiento: Un Estudio sobre el Reconocimiento Profesional de la Profesión del Bailarín Clásico a través de las Políticas Culturales Públicas en Venezuela, 1960-2017 | Emilio Piñango

El Bailarín Clásico y su Reconocimiento: Un Estudio sobre el Reconocimiento Profesional de la Profesión del Bailarín Clásico a través de las Políticas Culturales Públicas en Venezuela, 1960-2017
Emilio Piñango 1
1 UP1 UFR04 – Université Panthéon-Sorbonne – UFR d’Arts plastiques et sciences de l’art
Resumen: Esta investigación se centra en un estudio del reconocimiento profesional del bailarín clásico en Venezuela. En esta perspectiva, analizamos principalmente el papel de las políticas culturales del estado venezolano en el reconocimiento de esta profesión artística durante el período 1960-2017. Para profundizar en nuestro análisis teórico, esta encuesta se basa en la teoría del reconocimiento recíproco del sociólogo Axel Honneth y sus tres esferas de reconocimiento del individuo: el reconocimiento afectivo-amoroso, el reconocimiento legal y el reconocimiento a través de la estima social. Debido a las características de nuestro problema de investigación y a nuestro interés en ofrecer nuevas perspectivas para su comprensión en el campo de las políticas culturales públicas, utilizamos la metodología de investigación-acción. Para explorar las experiencias de reconocimiento profesional de los bailarines clásicos en Venezuela, trabajamos con una muestra de 10 bailarines profesionales.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Gerencia, Cultura y Educación. Victor Guédez. Fondo Tropycos (CLACDEC),1995.

GERENCIA, CULTURA Y EDUCACION. (Resumen).

Víctor Guédez

I. LA GERENCIA Y LA CALIDAD EN EL MARCO DE LOS NUEVOS TIEMPOS.

Nos encontramos en un momento coyuntural signado por la paradoja y la incertidumbre. Hoy en día no existe ningún acontecimiento que esté al margen de la incertidumbre: estamos a la intemperie, sin la anestesia de los sistemas omnipotentes que todo lo resolvían y que tenían una respuesta para todas las inquietudes. Asimismo, afrontamos una situación de paradoja porque ese vacío de coherencia que ha quedado se ha estado llenando con un ingrediente ecológico, en donde todas las situaciones son consecuencias de sucesivas interacciones. Tanto las realidades políticas, como las económicas o las gerenciales, son la expresión de una estructuración derivada de una desestructuración permanente. La desestructuración es prácticaemnte causa y consecuencia de la estructuración que se busca en todos los órdenes del quehacer humano.

LAS PAUTAS DE LA EPOCA.

De las Doctrinas Seguras a las Teorías Inciertas.

Resulta que ahora nos inscribimos más en el concepto de teorías inciertas. Este enfoque se asocia con la idea que sostiene que una teoría verdadera no es más que una hipótesis que ha resistido hasta el momento los esfuerzos por refutarla (Popper). Esta concepción epistemológica se recoge muy elocuentemente en un graffiti de Quito que dice: «Después que tenía todas las respuestas a mi vida, me cambiaron las preguntas». El problema de hoy en día no es tener respuestas definitivas, sino asegurar preguntas actualizadas. Quien tiene soluciones absolutas, además de estar obsoleto, termina por colocarse al margen de la historia. Todo aquel que se envuelva en el entorno y que atienda sus demandas está dentro de la dinámica y del discurrir contemporáneo. Las teorías son biodegradables porque ellas deben contener en sí mismas los gérmenes de sus propias superaciones.