La democracia no es un sistema establecido monolíticamente, ni siquiera en los países con mayor tradición, sino un proceso que sufre sus momentos y sus eclipses, como también sus días de gloria. Está atada a la dignidad humana y, por lo mismo prevalecerá. Pedro Nikken | Caracas, junio de 2013.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *